El Salto Ángel

Kerepakupai Vená, en lengua Pemón, que significa «salto del lugar más profundo») es el salto de agua más alto del mundo, con una altura de 979 m (807 m de caída ininterrumpida), generada desde el Auyantepuy. Se localiza en el Parque nacional Canaima, en el estado Bolívar, Venezuela. Un espacio natural protegido, establecido como Parque nacional el 12 de junio de 1962 y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994, se extiende sobre un área de más de 30.000 km² (similar a la extensión territorial de Bélgica), hasta la frontera con Brasil y el territorio del Esequibo (actualmente en reclamación) y por su tamaño es el más extenso del mundo. El nombre con el que es conocido internacionalmente, Salto Ángel, fue sugerido por un venezolano en honor al aviador estadounidense Jimmie Angel, que en el año 1937 corroboró más formalmente la existencia y ubicación exacta de la caída al sobrevolarla en su avioneta y más tarde posarse en su cima, dándole con esto repercusión mundial. En el siglo XXI, fue una de las 28 finalistas en la elección de las Siete maravillas naturales del mundo.

Salto Angel

El Salto Ángel era conocido por los indígenas de la región pero su descubrimiento oficial sigue siendo materia de discusión. Algunos historiadores se lo atribuyen a Fernando de Berrío, explorador y gobernador español de los siglos XVI y XVII.

Contemporáneamente, el descubrimiento se adjudica al capitán de la Armada venezolana nacido en España, Félix Cardona Puig, quien en 1927, junto a Juan María Mundó Freixas, explorador también español, fueron los primeros europeos en divisar el salto. Los artículos y mapas de Cardona atrajeron la curiosidad y el espíritu de aventura del aviador estadounidense Jimmie Angel, quien se puso en contacto con Cardona para hacer varias visitas al salto en 1937. El 21 de mayo de 1937, Cardona acompañó a Jimmie Angel a sobrevolar el salto. En septiembre de ese mismo año Jimmie Angel insiste en aterrizar en la cima del Auyantepuy, propósito que logra abruptamente, incrustando la avioneta en el suelo, por lo que Cardona tuvo que realizar el rescate de la tripulación. Las noticias del accidente, que afortunadamente no dejó víctimas, motivaron que el gran salto fuese bautizado como Salto Ángel, y así se le conoce desde entonces.

El primer explorador en llegar al río que alimenta las cataratas, en zona habitada por los pemones, fue el letón Aleksandrs Laime. Hizo la ascensión del Auyan-tepui en 1955. Dio al río el nombre de uno de los más hermosos ríos de Letonia, el río Gauja. Si bien el nombre indígena de las caídas ya rara vez se utiliza, el nombre pemón del río, Kerep, sigue siendo ampliamente utilizado.

Laime también fue el primer europeo en recorrer un sendero que conduce desde el río Churun a la base de las cataratas. En el camino hay un punto geográfico comúnmente utilizado para fotografiar las caídas. Es llamado “Mirador Laime” en su honor. Este camino es utilizado ahora por la mayoría de los turistas desde el campamento de Isla Ratón.

La altura de las cataratas se determinó por una investigación de la National Geographic Society llevada a cabo por la periodista Ruth Robertson en 1949.

Ruth Robertson Marietta


HISTORIA – JIMMY ANGEL Y SU DESCUBRIMIENTO

Enrique Lucca Lineas, Tomado de: Lineas, Nº156, abril, 1970, pp.10 a 16,  considera un privilegio ofrecer a sus lectores un documento gráfico del aterrizaje del célebre piloto norteamericano Jimmy Ángel en la meseta del Auyantepuy, y un relato de su compañero de expedición Gustavo Heny sobre la hazaña que conmovió al mundo hace 33 años.

No podemos dejar de mencionar nuestro agradecimiento al señor Enrique Lucca Escobar, de La Electricidad de Caracas, quien conservó durante muchos años los negativos de las fotografías que hoy publicamos, con la debida autorización de su autor, Gustavo Heny, y que ilustran el relato.

Los hechos han sido narrados a Enrique Lucca por el compañero de Jimmy Ángel, y la versión periodística ha estado a cargo de Próspero Navarro Sotillo.

Cuando celebramos jubilosos los 50 años de nuestras Fuerzas Aéreas Nacionales, creemos que los documentos que ofrecemos en esta edición vienen a integrarse a la gran Historia de los conquistadores de los espacios infinitos.

Se remonta al año 1920 el origen del aterrizaje de la avioneta de Jimmy Ángel en la altiplanicie del Auyantepuy, unos 17 años después. Exactamente ocurrió el 9 de octubre de 1937.


ANTECEDENTES

Expedición al Salto Ángel

En 1920 mientras efectuaba un vuelo de demostración por Sur América, Jimmy Ángel se vio precisado a realizar un aterrizaje forzoso sobre una alti-Planicie andina (3.500 metros de altura) debido a la rotura del cuplón del magneto. El avezado piloto norteamericano fabricó una pieza con la suela de uno de sus zapatos, y así pudo despegar y proseguir su vuelo sin interrupción alguna. Había llegado a Panamá -Jimmy Ángel- de su vuelo de demostración, y encontrándose en el bar de un hotel, donde a la sazón se comentaba el hecho del referido aterrizaje forzoso, cuando se le acercó un señor norteamericano, con un planito en la mano. ¿Que deseaba? El proponía al aviador que lo condujera a un lugar señalado al sur del río Orinoco, en Venezuela, donde era necesario un aterrizaje y despegue similar -al ya citado arriba- pero a 2.600 metros de altura. Jimmy no se interesó mucho, pues acababa de regresar de un largo viaje, y tratando de deshacerse de aquel individuo, le dijo que sí, pero, que él exigía por sus servicios, la suma de cinco mil dólares … en un cheque de gerencia de un banco de Panamá, antes de efectuar el vuelo, Con ello, Jimmy no le decía que no, aunque exigía unos honorarios muy elevados. Y, en verdad, consideró dicha cantidad como difícil de satisfacer, por la persona que le hacía la proposición. Cuál no sería la sorpresa de Jimmy Ángel, cuando a las 10 de la mañana del siguiente día recibió la visita del extraño personaje, con el cheque por los $ 5.000 exigidos.

Hombre de palabra, Jimmy hizo los arreglos necesarios, y de acuerdo a lo previamente establecido, se trasladó con su pasajero a Venezuela, internándose en nuestro territorio hacia el sur, más allá del río Orinoco …

Jimmy Angel
Retrato de Jimmy Angel

De acuerdo a lo relatado por Jimmy años después, él ignoraba el sitio exacto, y fue guiado por el extraño aventurero, quien le indicó un río a cuyo lado debía aterrizar. Jimmy así lo hizo: aterrizó sobre una pequeña sabana y, recordaba él, que el tiempo no era muy bueno y llovía bastante. Ello le preocupaba en extremo toda vez que a una de las alas del avión, le penetraba abundante agua, y se valió de una navaja para pinchar la tela y achicarla. Una media tarde y la noche permanecieron allí, tiempo empleado por el pasajero en realizar una exploración a un lugar cercano, trayendo consigo unas 60 libras de pepitas de oro, dentro de sacos que, seguramente, tenía preparados de antemano a la espera de una oportunidad propicia, como la presente.

 

¿DE DONDE PROCEDÍA ESE ORO?

Parece ser que ese norteamericano, en compañía de otro, habían realizado una expedición desde el Perú; hasta Ciudad Bolívar, donde concluyera su aventura, pero antes de dar feliz término al viaje, el otro murió a consecuencia de la mordedura de una culebra. Se presume que habían dejado ese tesoro en lugar seguro con la finalidad de recogerlo en la primera oportunidad. Y eso hizo el hombre llevado por Jimmy hasta la ignorada región … A la mañana siguiente, Ángel y su pasajero despegaron con rumbo a Panamá, donde llegarían sin ningún contratiempo, Para Jimmy no significó nada aquel extraño viaje, quedando como uno más, sin prestar mayor atención al cargamento transportado, ¿Por qué? Una firma norteamericana estaba produciendo un avión mayor y él sólo soñaba en pilotear y demostrarlo…

Coincidencialmente, Jimmy y el otro norteamericano se encontraron en un tren, y al reconocerse rememoraron aquel viaje al sur del Orinoco … hacía ya 14 años. fue durante la conversación que el aventurero preguntó a Jimmy si se había hecho millonario, porque suponía que éste había retornado al lugar donde, según él, se encontraba el oro a flor de tierra. Tal aseveración produjo en Jimmy Ángel un cambio en sus actividades, decidiendo mezclar dos emociones muy diferentes al deseo de retornar a Venezuela: el placer del vuelo y la aventura hacia lo material, en vista de un posible “El Dorado”. . . Desde entonces -años 1934 – 1935- Jimmy y su esposa María, invirtieron sus ahorros en la búsqueda de aquel sitio, y lo favoreció una negociación de compra-venta de aviones, pues le quedó el Flamingo, que utilizaría en futuros vuelos y al cual bautizó con el nombre de “Río Caroní”.

Expedición al Salto Ángel

 

En el Campamento -también conocido por “1.100”- en Guayaraca, base de operaciones de Jimmy Ángel. En aquel entonces vemos a Gustavo Heny, al lado de una tienda de campaña.

.

VUELOS DE EXPLORACIÓN Y DESCUBRIMIENTO DEL SALTO ÁNGEL

Expedición al Salto Ángel
Jimmy Angel, Marie Sanders y Gustavo Heny

Primer viaje. 1921, con J.R. McCraken, geólogo y explorador, aterrizan sobre el Auyantepuy con un avión Bristol. Aquí encontraron el río de oro. Pero no pudieron volver pues Ángel no tenía dinero y McCraker se enfermó.

Segundo viaje. 1930, con el ingeniero de minas Dick Curry en un avión Travelair de siete pasajeros. Cometió el error de aproximarse  a la montaña por el norte por donde las condiciones atmosféricas eran las peores. Con el fuerte viento y la lluvia no pudieron ver nada.

Tercer intento. El 10 de octubre de 1930 con el Dr. Carlos Delgado y Curry. Establecieron un campamento en río Carrao, para desde allí buscar un sitio para aterrizar en la cumbre. Pero con el mal tiempo no llegaron ni a ver la montaña y sin instrumentos tuvieron que abandonar.

Cuarto intento. 1935 convenció a F.I. “Shorty” Martín, geólogo quien logró financiamiento de la compañía Case Pomeroy Co. que envió dos representantes, Durant C. May y L.R. Denninson. El avión, un Cessna. Aterrizaron en el valle de Kamarata. El 25 de marzo de 1935 descubren el cañón del Auyantepuy y “vi entonces una caída de agua que por poco me hace perder el control del avión ¡El chorro venía del cielo! No hubo suerte y regresamos”.

Quinto intento. Se casó y con su esposa Marie Sanders y Joe Meacham, dueño de un night club en Arizona, al aterrizar en la cumbre el Flamingo “Río Caroní”, quedó atascado para siempre. Heny condujo al grupo en descenso hacia Kamarata (Heny Gustavo) pues conocía el terreno gracias al capitán Cardona.

Aterrizaje de Jimmy Angel

 

Aterrizade de Jimmy Angel


¿POR QUÉ SE LE BAUTIZÓ “SALTO ÁNGEL”?

El nombre que hoy lleva -Salto Ángel- surgió durante una reunión efectuada en Caracas, y que culminaría con el aterrizaje de Jimmy en la cima del Auyantepuy. En esa reunión, además de Jimmy Y Shorty, se encontraba Gustavo Heny -a quien hoy debemos el presente recuento- pues lo habían interesado en el proyecto. Cuando hablaron de la caída o salto, él -Heny- preguntó qué nombre tenía, quedándose ambos -Jimmy y Shorty- sin saber qué responder, Pues no existía un mapa de la región, y el que ellos levantaron tampoco le habían puesto nombre. Fue Heny quien sugirió el nombre de Ángel, utilizando el apellido de Jimmy, su descubridor y quien lo diera a conocer. 

Salto Angel